Cristina Kirchner logró quedarse con el control de la AFIP y avaló el desembarco de Sergio Massa

Publicado el

spot_img
- Publicidad -
Sergio Massa -

Según publica Clarín La ex presidenta designó a Carlos Castagneto, un fiel que secundó a Alicia Kirchner, al frente del organismo recaudador de impuestos.

Por: Federico Mayol

Dos años y medio después, Cristina Kirchner consiguió quedarse con el control de la AFIP.

El desembarco de Sergio Massa como superministro de Economía, Producción y Agricultura, avalado y certificado por ella, terminó con las especulaciones, eyectó a Mercedes Marcó del Pont de un organismo que en los últimos tiempos la tenía obsesionada y en el nuevo reparto de poder, que la tiene junto al líder del Frente Renovador como principal beneficiaria, la ex presidenta designó a Carlos Castagneto, un funcionario de su extrema confianza, como flamante jefe de la administración recaudadora.

- Publicidad -

Como acostumbra, Cristina Kirchner no suele dar puntada sin hilo. A mediados de junio, en su discurso explosivo de Avellaneda, en el cierre del plenario de la CTA, la Vicepresidenta blanqueó su malestar con Marcó del Pont: la llamó “señora AFIP”, se quejó por “el secreto fiscal” y la acusó junto al Banco Central y la Comisión Nacional de Valores de no trabajar de manera coordinada.

Según las fuentes consultadas, Virginia García, la jefa de la Dirección General Impositiva (DGI) -un área clave de la AFIP-, colaboradora de su extrema confianza, ex cuñada de Máximo Kirchner, no habría querido hacerse cargo del organismo.

Desde el inicio de la gestión Marcó del Pont, García fue los ojos de Cristina Kirchner en el edificio de la calle Hipólito Yrigoyen. También Castagneto, que tenía bajo su órbita la Seguridad social, que hace tiempo sonaba para hacerse cargo del organismo y que llegó a manejar las finanzas de Unidad Ciudadana en las últimas elecciones.

Antes de confirmar su designación, se especuló con que Guillermo Michel, el director general de Aduanas, podía reemplazar a Marcó del Pont, que ahora estará al frente de la Secretaría de Asuntos Estratégicos que dejó vacante Gustavo Béliz pero sin el control del vínculo con los organismos multilaterales, bilaterales y de crédito.

Michel, un técnico del peronismo que se referencia en Massa, llegó a la DGA con acuerdo del kirchnerismo. De ahora en más, la gestión de AFIP, según trasciende, seguirá esa misma hoja de ruta: bajo el control del tándem Kirchner-Massa.

La vicepresidenta estaba inquieta desde hacía rato. Refractaria a la autocrítica, empeñada en desvincularse de los desaciertos del Poder Ejecutivo, coincidía con Massa en la necesidad de “reestructurar” el gabinete, darle un golpe de timón al programa económico y tratar de modificar las expectativas político y económicas.

La intempestiva salida de Guzmán, que la sorprendió mientras hablaba en la tarde del sábado 2 en Ensenada, dio pie a un reencausamiento del diálogo con el Presidente: en casi un mes, se encontraron en al menos en tres oportunidades y hablaron otras tantas.

En la última reunión, el pasado fin de semana, circuló que la vice había deslizado la posibilidad de correr a Vilma Ibarra de la Secretaría Legal y Técnica, y correrla a un ministerio. El jefe de Estado se opuso: era demasiada humillación.

Las heridas, según un colaborador muy cercano de Fernández, nunca van a suturar. Pero negociaron una reformulación del gabinete económico que el mandatario tuvo que aceptar: por algo, Cristina Kirchner jamás se expresó en público en favor de Silvina Batakis. El operativo clamor en torno a Massa de las últimas horas hizo el resto.

Cristina Kirchner y su objetivo ansiado en la AFIP

En esa reestructuración del equipo económico, la vice pidió por la AFIP. Siempre la tuvo en la mira.

En el 2020, denunció que el organismo, durante la gestión de Cambiemos, había sido parte de la maniobra de “lawfare” judicial con la que, según ella, se la persiguió junto a su familia. Meses después, como para congraciarse, Marcó del Pont se presentó en la Justicia con información que avalaba esa teoría. 

Pero lo que más enfadó a la ex Presidenta, según las fuentes consultadas, fue el dictamen de principios de mayo del departamento de jurídicos del organismo vinculado al blanqueo al que se acogió Gianfranco Macri durante la gestión presidencial de su hermano.

El expediente, de siete carillas, fechado en mayo y homologado por Juan Pablo Fridenberg, a cargo entonces de la Subdirección de Asuntos Jurídicos -después de eso, presentó la renuncia-, determinó que la inclusión por parte del empresario de “bienes pertenecientes a su madre”, prohibido por la ley, “no acarrea per se el decaimiento de los beneficios previstos por el primer párrafo del artículo 46 de la Ley de Sinceramiento Fiscal, respecto de los restantes activos incorporados en la respectiva declaración”.

La DGI, a cargo de García, había opinado lo contrario. La ex Presidenta esperaba, en ese sentido, un dictamen mucho más contundente que derrumbara la totalidad del blanqueo. (Clarín)

Más Noticias

- Publicidad -

Queremos que seas parte de nuestra membresía colaborativa

Necesitamos tu suscripción para seguir construyendo información sin dependencia. Pero además podes disfrutar de manera exclusiva del Club de Beneficios de OPI Santa Cruz.

Más noticias