La Argentina ya no es sólo “país pick up”: con la nueva Tracker, la industria local suma tres SUVs

Publicado el

spot_img
- Publicidad -
La Chevrolet Tracker de GM -

Según publica Clarín La Chevrolet lanzada en Rosario, tras una inversión de US$ 300 millones, competirá en el segmento de las medianas chicas y ya se exporta a Brasil y Colombia. Se suma a la VW Taos y la Toyota SW4.

Por: Luis Ceriotto

El único lanzamiento del año de un nuevo vehículo producido en el país se hizo sin actos ni cortes de cinta: con sólo un comunicado de prensa, la automotriz General Motors anunció, oficialmente, que comenzó a exportar su nueva SUV mediana Tracker a Brasil y Colombia, a partir de este mes.

Este nuevo vehículo de producción local demandó una inversión de 300 millones de dólares en la fábrica que General Motors tiene en la localidad de Alvear, en las afueras de Rosario, y es uno de los proyectos industriales que más tiempo tomó entre su anuncio, que fue en octubre de 2017, y el inicio de producción en serie, en julio de este año. La nueva Tracker va a ser producida en simultáneo con el Cruze, el auto mediano que también sale desde esa planta.

- Publicidad -

“Durante el mes de septiembre, ya se han producido las primeras 5.000 unidades de la Tracker, las cuales han empezado a exportarse a estos mercados de la región. Este vehículo empezó a producirse a finales de julio pasado, después de una inversión de US $300 millones para ampliar las instalaciones, incluyendo nuevas líneas de producción en carrocería, ensamble y pintura”, anunció General Motors.

Es la primera vez que se produce en la Argentina una SUV del segmento B, también conocido como mediano-chico. Es uno de los segmentos de mayor demanda en el país hace casi dos décadas, pero hasta ahora, provenían mayormente desde Brasil. 

El primer indicio fue en 2003, con el lanzamiento de la Ford EcoSport, en 2003, que rápidamente se posicionó como uno de los vehículos de mayor venta en las concesionarias locales durante los siguientes 15 años. En ese mismo segmento es donde hoy compiten el Volkswagen T-Cross y la Tracker brasileña, dos modelos que estuvieron entre los 10 de mayor patentamiento hasta que resultaron afectados por las restricciones a las importaciones por falta de dólares.

Si bien una parte de la producción local de la Tracker será destinada a las concesionarias locales, la mayor parte será para complementar la oferta de este modelo dentro de la región. 

“El 80% de la producción de este nuevo vehículo está destinado a la exportación y estamos trabajando muy fuerte con toda nuestra cadena de valor para lograrlo”, dijo el vicepresidente de la filial local, Federico Ovejero.

La industria automotriz local acumula, ahora, tres modelos de SUV: la Tracker (en el segmento B, o mediano chico), la Volkswagen Taos (segmento C) y la Toyota SW4 (segmento D).

Esa incipiente especialización se agrega a lo que ya es una tendencia dentro del sector, que es la producción de pick ups: en la Argentina se ensamblan (en orden de ventas) las Toyota Hilux, Volkswagen Amarok, Ford Ranger, Nissan Frontier y Renault Alaskan. ​

Si se mide por cantidad de modelos, todavía hay una presencia importante de los autos convencionales o “tipo sedán”como el Fiat Cronos, el Peugeot 208 (los dos modelos más vendidos a nivel local en septiembre) y el Chevrolet Cruze, a los que se suman modelos más antiguos como los Renault Sandero, Stepway y Logan.

También la industria local produce utilitarios que tienen buenos niveles de ventas en el exterior, como la Renault Kangoo, Mercedes Benz Sprinter, Peugeot Partner y Citroën Berlingo. ​

El lanzamiento de la Tracker estaba ya listo a fines del año pasado, según confiaron en su momento fuentes del sector autopartista que hoy son proveedores del nuevo modelo. Pero las crecientes dificultades para importar autopartes demoraron el lanzamiento. El conflicto con las fábricas de neumáticos no afectó a la producción en sí (los neumáticos son importados de Brasil) pero le agregó incertidumbre al lanzamiento.

En lo que va del gobierno de Alberto Fernández hubo un único anuncio de una nueva inversión en el sector, que es el de la producción de una nueva versión, diferente a la actual, de la pick up Ford Ranger, por 580 millones de dólares. Ese nuevo modelo, que reemplazará a la Ranger actual, está previsto que sea lanzado el año próximo. Hasta el momento, es la única inversión en marcha de una industria que hoy está más pendiente de que el Banco Central le autorice los dólares para traer autopartes que en radicar nuevas inversiones. (Clarín)

Más Noticias

- Publicidad -

Queremos que seas parte de nuestra membresía colaborativa

Necesitamos tu suscripción para seguir construyendo información sin dependencia. Pero además podes disfrutar de manera exclusiva del Club de Beneficios de OPI Santa Cruz.

Más noticias