Los salarios volvieron a perder contra la inflación en julio

Publicado el

spot_img
- Publicidad -
Pesos Argentinos

Según publica La Nación Según el Indec, tuvieron un aumento del 5,5%, por debajo del índice de precios al consumidor, que había sido del 7,4%, el pico en lo que va de 2022.

Por: Joaquín Lanfranchi

La tendencia de los datos publicados en los últimos días por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), que arrojan una de cal y una de arena, continúa. A días de que se conociera que el desempleo bajó a 6,9% durante el primer semestre, pero a costa del crecimiento del trabajo en negro, que saltó a 37,8% interanual –la cifra más alta desde 2008-, el organismo oficial publicó esta tarde el índice de salarios correspondiente a julio, que había marcado el pico inflacionario mensual en lo que va del año.

Según el Indec, los salarios del sector público en julio crecieron 7,3% y los del sector privado registrado, 5,4%. Se ubicaron, así, por debajo de la inflación de ese mes, que fue 7,4%. La peor parte, en línea con los datos oficiales sobre el mercado de trabajo difundidos la semana pasada, se la llevaron los trabajadores del sector no registrado, cuyos ingresos solo aumentaron 3%, mientas que, en la otra punta, se situaron los sueldos públicos, que perdieron una décima contra la inflación de julio.

- Publicidad -

A partir de la evolución mensual de esos tres tipos de salarios, el índice general arrojó un aumento del 5,5% en julio. En tanto, la variación interanual fue de 68,7% y el acumulado durante 2022 alcanza a 41,8%. Así, las cifras difundidas por el Indec muestran que todos los salarios volvieron a perder contra la inflación de dicho mes, ya que la variación interanual había sido de 71% y la acumulada, de 46,2%.

En diálogo con LA NACIÓN, diversos analistas coincidieron en que los números “no llaman la atención”, ya que se enmarcan en un contexto macroeconómico complejo, signado por una alta inflación que, al finalizar el año, podría alcanzar el 100% interanual.

Gustavo Marangoni, consultor de M&R Asociados, afirmó que “ante una inflación corriendo hacia los tres dígitos, empieza una suerte de carrera de autos en la que unos se van pasando y otros quedan retrasados, pero luego se vuelven a pasar”, en una clara metáfora entre el Índice de Precios al Consumidor (IPC) y los salarios.

En esa línea comparativa, el experto agregó: “A este ritmo, las paritarias se quedan cortas. Cuando se firmaron en enero o febrero, en el orden del 60%, en ese entonces parecía un numero fuerte y, sin embargo, se estaban equiparando con la inflación o se estaban adelantando, teniendo en cuenta que son secuenciales”. Por eso ahora se están renegociando los ingresos en varios rubros. “Hoy se conoció la [paritaria] de bancarios al 95% y, la del sindicato del seguro, al 109% a enero de 2023, lo que refleja que algunos gremios logran recomponer [los salarios] para después volver a retrasarse”.

“Lo que se está dando es el fenómeno propio de un régimen de alta inflación, es decir, ni de inflación normal ni de hiperinflación”, opinó Marangoni.

Andrés Borenstein, economista de la consultora Econviews, expresó: “Con los datos de julio está claro que el sector privado registrado perdió, que el no registrado lo hizo como en la guerra y que el sector publico es el ganador neto en este último año”. Pero aclaró: “Esto no quiere decir que el sector público gane mucha plata porque en otros años había perdido, pero sí esta vez [ganaron], ya que obtuvieron 74,7% de aumento interanual, contra una inflación que medida a julio fue de 71%”.

Consultado sobre las proyecciones para el segundo semestre, Borenstein aventuró: “Los próximos meses van a ser de más ajuste. Los salarios no venían mal hasta la primera mitad del año porque los registrados le venían peleando bastante bien a la inflación, excepto los no registrados”. Y añadió: “Más allá de algún mes mejor que otro, la inflación les va a seguir ganando a los ingresos y eso, de alguna manera, se va a empezar a notar en el consumo, que va a estar más débil que en el primer semestre”.

Por su parte, Camilo Tiscornia, economista de C&T Asesores, consideró: “Cada tanto viene una paritaria que puede recomponer un poco pero, como tendencia, más allá de los movimientos mensuales, es muy difícil que los salarios le puedan ganar a la inflación. Lo que paso en julio es gravísimo porque la inflación fue muy alta [7,4% mensual] y con [los datos de] agosto, que fue del 7%, es muy probable que [con el índice de salarios] pase algo parecido”.

El drama de los no registrados

Según los últimos datos publicados por el Indec sobre el mercado de trabajo, el desempleo había marcado 6,9% hasta junio último. Si bien se trata de una baja significativa en la comparación interanual, se aprecia muy distorsionada debido a la segunda ola de Covid-19, ocurrida durante ese período de 2021. Además, la recuperación del empleo privilegió la informalidad, que saltó de 31,5% a 37,8% en doce meses, el peor registro para esa tasa desde 2008.

En este contexto es que los ingresos de los trabajadores del sector no registrado solo aumentaron 3% en julio, con una variación interanual de 58,9% y una acumulada de solo 31,7%.

“El sector no registrado también contribuye a la indexación de la economía aunque, por supuesto, corriéndola desde atrás. Cuando un sector empresarial da un aumento nominal muy alto es porque lo traslada a precios, así que lo que eventualmente gana como trabajador lo pierde rápidamente como consumidor”, aseveró Marangoni.

En tanto, Tiscornia agregó: “El tema de los salarios no registrados no es una gran novedad porque vienen cayendo desde hace tiempo y bastante más que los sectores privado y público. Es el que peor está. Al ver la evolución del año, se ve que han caído mucho más que el promedio, lo que demuestra que en los sectores vulnerables es donde más se aprecia la caída del salario real”.

Por último, Juan Luis Bour, de FIEL, aseguró que “esta economía creó solo empleos de baja productividad” y que “la tasa de informalidad asalariada está en récord, ya que sólo crece el informal, el público y el cuenta propia”.

“El fuerte aumento de informales (hoy más de 8,1 millones) hace que el ingreso medio de ese grupo crezca poco. El promedio está en esta etapa 15 puntos o más abajo de la inflación. Y seguirá así”, concluyó Bour. (La Nación)

Más Noticias

- Publicidad -

Queremos que seas parte de nuestra membresía colaborativa

Necesitamos tu suscripción para seguir construyendo información sin dependencia. Pero además podes disfrutar de manera exclusiva del Club de Beneficios de OPI Santa Cruz.

Más noticias