- Publicidad -

Carlos Rosenkrantz declarará como testigo por escrito en la causa por supuestas presiones al Grupo Indalo

El presidente de la Corte Suprema de Justicia Carlos Rosenkrantz - Foto: Clarín

Según publica Clarín Responderá las preguntas que le haga la jueza María Servini y las partes involucradas.

El presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, declarara por escrito en la causa por las supuestas presiones ejercidas durante el Gobierno de Cambiemos sobre el grupo Indalo, en la que fue convocado en calidad de testigo por la jueza María Servini.

En los próximos días, la magistrada le enviará una serie de preguntas que incluirá las que le podrían realizar las partes del expediente para que el juez las responda a través de un escrito.

Rosenkrantz había sido citado como testigo en esta causa para el próximo 26 de agosto a las 14 horas, pero por su cargo de presidente del máximo tribunal está habilitado a declarar por escrito. La jueza le había pedido que aclarara con tiempo si lo haría de esa manera para preparar la metodología.

La causa arrancó por una denuncia impulsada por los empresarios kirchneristas Cristóbal López y Fabían de Sousa contra funcionarios de la gestión de Mauricio Macri a quienes acusaron de presuntas presiones para sacarles las empresas. Apuntaron contra la “mesa judicial” del macrismo.

El expediente que investiga Servini es el mismo que involucra a Fabían “Pepín” Rodríguez Simón, el ex asesor de Macri que hoy está prófugo de la Justicia tras pedir asilo en Uruguay. Rodríguez Simón también denunció una persecución en su contra de sectores del kirchnerismo y la Justicia para justificar su asilo en Uruguay.

Justamente por su vínculo con “Pepín”, con quien según la investigación lo unieron 59 llamados telefónicos entre el 31 de enero de 2016 y el 31 de agosto de 2018, es que Servini decidió citar como testigo a Rosenkrantz.

En el expediente también figuran varios llamados de “Pepín” con otro juez de la Corte, Horacio Rosatti, pero no fue llamado a testimonial.

En su momento, cuando fue vinculado a esta causa por la querella del Grupo Indalo, desde el entorno del ministro de la Corte recordaron que “la relación de Carlos con Rodríguez Simon es públicamente conocida: se conocieron hace más de 40 años, fueron compañeros de facultad y se hicieron amigos, y las familias son también amigas. El hecho de ser amigos no condicionó ni condiciona su trabajo. Nunca habló de casos ni de cuestiones atinentes a la Corte con él”.

La causa comenzó con una denuncia de De Sousa, cuando aún estaba detenido por el supuesto fraude multimillonario que él y López habrían perpetrado contra el Estado a través de su empresa Oil Combustibles, por el cual están siendo juzgados en la actualidad.

De Sousa acusó a Macri y a varios de sus funcionarios y asesores por los delitos de asociación ilícita y administración fraudulenta en perjuicio del Estado nacional, violación de sus deberes funcionales, abuso de autoridad y peculado.

Según la denuncia, el ex presidente le había reclamado a Cristóbal López que cambiara la línea editorial de sus medios de comunicación. En su imputación, el fiscal Guillermo Marijuán anunció la investigación de “diferentes sucesos que habrían tenido lugar a partir del año 2015 y que habrían implicado el ejercicio de presiones a partir de actos públicos, mediante notas periodísticas, y en la esfera privada, a través de reuniones en las que habrían participado quienes entonces eran funcionarios del Poder Ejecutivo (incluso el ex Presidente de la Nación)”. (Clarín)

spot_img

Suscribité al Newsletter

Más Noticias

- Publicidad -spot_img

Más Noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí