- Publicidad -

El Gobierno se reunió con funcionarios chinos para reactivar el financiamiento de las represas de Santa Cruz

Las represas sobre el río Santa Cruz - Foto: OPI Santa Cruz

Según publica La Nación El crédito de China está frenado desde 2021 y, mientras tanto, las obras avanzan con aportes del Tesoro.

Por: Sofía Diamante

Luego de ratificar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Gobierno buscar reactivar las negociaciones de financiamiento de las represas de Santa Cruz con China. Para ello, hoy se llevó a cabo una reunión virtual entre autoridades del Ministerio de Economía y de la empresa estatal Energía Argentina (a cargo de la construcción de las centrales hidroeléctricas) con el China Development Bank, la entidad bancaria que lidera el consorcio de bancos que aportan el financiamiento.

Hasta 2021, China había enviado US$1350 millones de los US$4714 millones que cuesta la construcción de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic (antes llamadas Cóndor Cliff y La Barrancosa, respectivamente). Pero el financiamiento se cortó con las obras en construcción y, para recomponer los plazos de pago, China esperó a que la Argentina acuerde con el FMI, algo que sucedió recién en marzo pasado.

Las centrales hidroeléctricas deberían haberse finalizado de construir en 2020, pero por cuestiones ambientales, financieras y la pandemia, las represas tienen recién un avance de obra de 35,4% en la llamada Jorge Cepernic y de 22,8% en la Néstor Kirchner. La nueva fecha de finalización sería en octubre de 2023 y en marzo de 2027, respectivamente.

Esta demora no menor hizo que el Gobierno deba renegociar el financiamiento que la entonces presidencia de Cristina Kirchner acordó, en 2014, con un grupo de bancos chinos, compuesto por China Development Bank Corporation, Industrial and Commercial Bank of China Limited y Bank of China Limited.

“Durante el encuentro se trabajó en un cronograma y se acordaron los pasos a seguir para el restablecimiento de los desembolsos de esta relevante obra que permitirá incorporar 1310 MW de potencia”, dijeron fuentes oficiales. La parte argentina estuvo encabezada por Leandro Gorgal, subsecretario de Relaciones Financieras Internacionales para el Desarrollo del Ministerio de Economía; Matías Mana, director de Proyecto con Financiamiento Bilateral de esa subsecretaría, y Gastón Leydet, subgerente general de Energía Argentina.

El costo total de la obra es de US$4714 millones. En la negociación que comandó en aquel momento el actual gobernador bonaerense Axel Kicillof, cuando era ministro de Economía, implicaba que el repago comenzara a los cinco años y medio de iniciada la construcción. En total, China envió fondos por US$1350 millones hasta que el año pasado cortó el financiamiento. Desde entonces, las represas se financian mediante aportes del Estado.

“Como nuestro objetivo es continuar con el proyecto, vamos a requerirle al Tesoro todos los fondos necesarios para que esto suceda. Una vez reactivado el aporte de los bancos chinos, los fondos serán reembolsados al Tesoro. Los aportes son transitorios y, en términos de deuda, el acceso a divisas que genera este proyecto es el más bajo del mercado para el país”, explicó en su momento Agustín Gerez, presidente de Energía Argentina.

La demora en reactivar el financiamiento con China por las represas generó una interna más en el Gobierno, entre los funcionarios que responden a la vicepresidenta Cristina Kirchner y el execretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz, que estaba a cargo de la relación con las entidades multilaterales de crédito. De hecho, cuando Sergio Massa asumió como ministro de Economía, pidió, entre otras funciones, ser el único interlocutor con los organismos internacionales, lo que generó la renuncia inmediata de Beliz.

La construcción de las represas está a cargo de la unión transitoria de empresas (UTE), compuesta en un 54% por la china Gezhouba, un 36% por Eling Energía (antes llamada Electroingeniería, la empresa fundada por Gerardo Ferreyra) y el 10% restante corresponde a la mendocina Hidrocuyo.

Las centrales están ubicadas a 145 kilómetros de El Calafate, el hogar donde elige descansar la expresidenta. Las megaobras permitirán aumentar 4,5% la oferta de energía eléctrica nacional. La represa Jorge Cepernic tendrá una altura de 41 metros y contará con tres turbinas del tipo Kaplan, que proveerán 1780 GWh por año. La represa estará ubicada a 50 kilómetros de distancia al oeste de Cóndor Cliff, que tendrá 68 metros de altura y contendrá cinco turbinas del estilo Francis, que generarán 3167 GWh por año. (La Nación)

spot_img

Suscribité al Newsletter

Más Noticias

- Publicidad -spot_img

Más Noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí