Señales alarmantes exponen la debilidad de Cristina en el oficialismo del Senado

Publicado el

spot_img
- Publicidad -
Sesión pública especial del Senado de la Nación, el 10 de agosto 2022 - Fotos: Charly Diaz Azcue/Comunicación Senado

Según publica La Nación La vicepresidenta logró aprobar la ampliación de la Corte, pero en el camino debió ceder ante la presión de un senador oficialista; el bloque oficialista dejó en evidencia su malestar ante las últimas cruzadas.

Por: Gustavo Ybarra

A contramano de la señal de fortaleza con la que la vicepresidenta pretendió investir sus últimos movimientos políticos en el Senado, la aprobación del proyecto de ampliación de la Corte Suprema mostró de manera descarnada que Cristina Kirchner va dejando jirones de su poder con cada nuevo gesto de lealtad que le exigió en las últimas semanas al interbloque del Frente de Todos del Senado. Esos síntomas abren una incógnita ante los futuros desafíos que afrontará el oficialismo en la Cámara alta: en particular, la aprobación del Presupuesto.

Los 36 votos con los que logró aprobar el proyecto dejaron al descubierto, en realidad, que la vicepresidenta perdió el control del Senado, aún cuando al final del camino haya logrado su cometido de haberle enviado a los jueces de la Corte un mensaje de que su poder está a tiro de una ley del Congreso y de las mayorías volátiles que imperan en el parlamento.

- Publicidad -

Esto es así porque si la iniciativa logró pasar en revisión a la Cámara baja fue por la “buena voluntad” del gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, que permitió que su senadora, María Eugenia Catalfamo, votara en contra. Si la legisladora, una kirchnerista de la última hora, pero que responde al mandatario provincial, hubiera optado por la abstención, como había amenazado en las horas previas al debate, la sesión hubiese fracasado por falta de quorum (37 senadores presentes) al momento de la votación.

¿Y por qué Catalfamo votó en contra? Porque el proyecto original de 25 jueces, que el gobernador puntano había impulsado junto a su par bonaerense, Axel Kicillof, fue modificado para poder conseguir el voto del senador Adolfo Rodríguez Saá (San Luis), que se negaba a apoyar la iniciativa porque, precisamente, estaba la mano de su hermano detrás de su redacción.

Como resultado de esta disputa de egos puntanos, Cristina Kirchner y sus alfiles en el Senado, con el neuquino Oscar Parrilli a la cabeza, se vieron en la disyuntiva de tener que elegir por uno de los hermanos, malquistándose en el proceso con el otro. La elección recayó en el senador, porque con la modificación del proyecto se lograba sumar a otros dos aliados de partidos provinciales que también venían resistiéndose a aceptar el número propuesto por los gobernadores. Así fue como el kirchnerismo debió reducir a 15 los miembros de un eventual futuro máximo tribunal.

Esta puja de poder protagonizada por dos hermanos enfrentados, digna de una telenovela venezolana, puso sobre la superficie al menos dos cuestiones que, en algunos despachos de la Cámara alta, no pasaron desapercibidas y que exponen la debilidad en la que se encuentra la vicepresidenta.

“El Adolfo demostró que, si te juntás con un par de compañeros y te negás a votar algo, Cristina no puede aprobar nada”, dijo un senador oficialista en diálogo con LA NACIÓN. “Ojo, no vaya a ser cosa que se nos ocurra hacer algo así con el Presupuesto”, agregó el legislador, agitando un fantasma que podría corporizarse en noviembre, cuando se espera que Diputados gire a la Cámara alta la denominada ley de leyes.

La otra señal de alarma que se accionó en el tablero de Cristina Kirchner puede explicarse apelando a la física y la matemática con el efecto mariposa, en el que la modificación de una variable en un sistema produce inevitables cambios en otro.

Es lo que ocurrió con el debate de la Corte, en el que para conseguir tres votos terminó perdiendo uno. Este fue un caso en el que los pros eran más que las contras, pero nada asegura que la ecuación sea siempre favorable. Un ejemplo podría ser la asignación específica en el impuesto que tributan las entradas a espectáculos para solventar a la industria cultural. Diputados aprobó un proyecto que prorroga la vigencia de ese aporte por 50 años, un plazo que muchos senadores oficialistas consideran excesivo para unos fondos que quisieran ver distribuidos de manera más equitativa con las provincias, por lo que se niegan a votarlo. ¿Pero cómo conseguir los votos para aprobar la iniciativa sin enojar a los artistas y productores? Esa es la cuestión, diría un Hamlet vernáculo caminando por los pasillos del Senado.

Malestar interno

A esta encrucijada se suma el malestar que generó al interior del Frente de Todos los esfuerzos que Cristina Kirchner le exigió al bloque en las últimas dos sesiones.

Tanto en la sesión de la ampliación de la Corte Suprema como la que manifestó su apoyo a la vicepresidenta por el intento de magnicidio del que fue víctima fueron convocadas de un día para el otro, a marchas forzadas, obligando a senadores a movilizarse a Buenos Aires -dos debieron volver a las apuradas de una reunión parlamentaria en Brasil para participar del desagravio-, y así poder reunir un quorum estricto con el único objetivo de vencer la negativa de la oposición a permitir el inicio de las sesiones y, sobre todo, para cumplir las órdenes de Cristina Kirchner.

La señal más clara de ese malestar fue la poca predisposición a participar en el debate de la ampliación del máximo tribunal de aquellos legisladores oficialistas que no forman parte del grupo de fieles seguidores de la vicepresidenta.

Salvo el jujeño Guillermo Snopek, presidente de la comisión que emitió el dictamen y, por lo tanto, miembro informante obligado, y Rodríguez Saá, satisfecho por haber ganado la pulseada por el número final del proyecto; los oradores oficialistas sólo fueron los senadores de La Cámpora y los ultrakirchneristas.

El dato cobra más relevancia si, como confió a este diario una fuente del bloque oficialista, antes de la sesión se deslizó desde la conducción del bloque la idea de que no habría límites a la lista de oradores, que podían anotarse todos los que así lo quisieran, una oferta que sólo aceptaron los leales de siempre.

“No me interesó participar en una sesión que más que sumar iba a restar para tratar un tema que le interesaba a una sola persona”, explicó un legislador oficialista su ausencia en el debate. Una señal más que preocupante y que expone la debilidad de Cristina Kirchner. (La Nación)

Más Noticias

- Publicidad -

Queremos que seas parte de nuestra membresía colaborativa

Necesitamos tu suscripción para seguir construyendo información sin dependencia. Pero además podes disfrutar de manera exclusiva del Club de Beneficios de OPI Santa Cruz.

Más noticias