- Publicidad -

Sin Alberto Fernández, el peronismo cierra filas en la Provincia para ordenar su estrategia electoral

La cúpula del peronismo bonaerense, con Máximo Kirchner a la cabeza, se reunió en Merlo - Foto: NA

Según publica Clarín Se reunieron Axel Kicillof, Sergio Massa, Máximo Kirchner, Wado de Pedro e intendentes bonaerenses para activar una mesa política provincial. Hubo reclamos por el impacto del fallo de la Corte y fondos nacionales que no llegan.

Por: Guido Carelli Lynch

A pesar de la interna abierta entre el cristinismo y la Casa Rosada, el Frente de Todos empieza a alinearse en la provincia de Buenos Aires que, como en cada elección, volverá a ser la madre de todas las batallas.

Axel Kicillof, que pretende ser reelegido, mantuvo una extensa este martes reunión en la sede de la gobernación bonaerense junto al jefe de La Cámpora, Máximo Kirchner, e intendentes de la primera y tercera sección electoral. Pasadas las 19 volvieron a verse las caras en la quinta municipal La Colonial de Merlo, para analizar cifras con el resto los referentes bonaerenses y empezar a delinear la estrategia electoral.

El ministro de Economía, Sergio Massa, se sumó a la cena posterior con los referentes del peronismo en la Provincia. La quita de fondos por la coparticipación tras el fallo de la Corte a favor de la Ciudad, fue uno de los ejes del debate de la reunión en La Plata que continuó en el Oeste del GBA..

Ordenar las diferencias dentro de la coalición del oficialismo en la Provincia parece más sencillo que a nivel nacional. En ese ámbito, el presidente Alberto Fernández no tiene delegados. Sin embargo, el lunes por la noche hubo contactos entre los más dirigentes más importantes del oficialismo para trazar una tregua. No alcanzó para que hubiera representantes del mandatario en ninguno de los dos encuentros

Durante dos horas y media, Kicillof, Kirchner, el jefe de Gabinete y hombre fuerte de Lomas de Zamora Martín Insaurralde y el ministro Andrés Larroque -que este miércoles volvió a ser noticia por sus críticas al jefe de Estado (previas al acuerdo del martes)- dialogaron con 9 referentes municipales de la primera y tercera sección electoral sobre las consecuencias que podría tener en lo inmediato la sentencia del máximo Tribunal que favoreció a la Capital.

“Con el fallo probablemente haya que recortar o ralentizar algunas iniciativas. Veremos qué resuelve la Nación”, dijeron a Clarín desde el círculo íntimo del mandatario provincial. A fines de diciembre Gobierno, que en un principio había decidido no acatar la sentencia, retrocedió y ofreció pagar con bonos.

En la gobernación aseguraron que tienen claras las prioridades que no se pueden tocar: educación, salud, la plata de los comedores escolares, los salarios y las jubilaciones. Entre los convidados al encuentro en La Plata se contaban los intendentes Federico Achaval, de Pilar; Jorge Ferraresi, de Avellaneda; Juan Andreotti, de San Fernando; Mario Secco, de Ensenada; y Carlos Ramil, de Escobar; además del diputado bonaerense Mariano Cascallares; y el presidente del Grupo Provincia, Gustavo Menéndez; alcaldes en uso de licencia de Almirante Brown y Merlo, respectivamente.

“La preocupación por las implicancias del arbitrario fallo obliga a un seguimiento pormenorizado de cada área con el firme propósito de evitar que las y los bonaerenses paguen las consecuencias de la decisión política de la Corte de solventar la campaña electoral de la oposición”, señaló el gobernador.

En la previa, algunos de los jefes comunales señalaron que la reunión en la capital bonaerense serviría para reclamar al Ejecutivo nacional los 4 desembolsos de $10 mil millones que la Rosada había comprometido a enviar sin la intermediación provincial a los municipios para las respectivas cajas de cada distrito, asfixiadas por la inflación. Todavía no tuvieron noticias de esas transferencias.

También esperan por la ayuda discrecional de la gobernación para pagar salarios y de cara a la campaña. Tras el reclamo de la liga de intendentes, Kicillof incluyó en el Presupuesto provincial los demorados fondos que el Gobierno le había enviado para pagar obras.

Estaba previsto que esos reclamos también se debatieran en Merlo, adonde Massa se sumó después de reunirse con la Mesa de Enlace y anunciar medidas para el agro, para la hora de la cena. El ministro de Economía empieza a multiplicar apoyos entre el sindicalismo y los intendentes, aunque sigue repitiendo que no será candidato.

El líder del Frente Renovador llegó a las 21.15 junto a los ministros-intendentes nacionales de Obras y Hábitat, Gabriel Katopodis y Santiago Maggiotti. En el entorno del primero señalan que el desafío es representar “a la inmensa mayoría del peronismo”. “Está convencido de dos cosas: estamos gobernando y tenemos que estar unidos para ganar las elecciones”, argumentaron en el ministerio de Obras Públicas antes de sumarse a la foto de familia.

El ministro de Economía también apuesta a limitar el ruido interno para exponer las diferencias de la oposición. Apuesta a atraer más votantes de centro para mantener las chances de reelección del oficialismo. A pesar de la escalada del dólar, en el universo massista enfatizan que en sus 4 meses como ministro estabilizó la economía y volvió a hacer del FdT un espacio competitivo.

El jefe de la cartera del Interior, Eduardo Wado de Pedro, después de dar por saldado sus cortocircuitos con el Presidente -con el que no tiene diálogo- también fue parte de la reunión. Fue uno de los primer en llegar, acompañado por Kicillof y el titular del PJ provincial Máximo Kirchner.

En un quincho del predio, en una mesa larga y rectangular sin cabeceras, hubo debate entre empanadas, asado y ensalada mixta. El jefe de La Cámpora se sentó en el medio, junto al gobernador y el ministro bonaerense Leonardo Nardini. Muy cerca, Massa quedó enfrente de De Pedro, la presidenta de Diputados Cecilia Moreau y el anfitrión Menéndez.

El peronismo provincial -a regañadientes- empieza a alinearse detrás del operativo reeleccionista de Kicillof, aunque Julio Pereyra, hombre fuerte de Florencio Varela, lo puso en duda durante su visita a la Casa Rosada.

La albertista Victoria Tolosa Paz, en cambio, no fue de la partida. Entre los intendentes que pegaron el faltazo se contaron Juan Zabaleta, de Hurlingham, que tiene una guerra abierta con La Cámpora en su distrito; y el matancero Fernando Espinoza, que adujo “cuestiones de agenda”. Alberto Samid quiso sumarse a la reunión, pero no lo dejaron pasar. Por el Movimiento Evita solo estuvo la intendenta de Moreno, Mariel Fernández. Se sumaron referentes del resto de los espacios del oficialismo bonaerense, como el intendente de Morón Lucas Ghi y el titular de Acumar, Martín Sabbatella, de Nuevo Encuentro.

Con el encuentro previsto en Santa Teresita para la tercera semana de febrero en el horizonte, aún sin confirmar, el oficialismo bonaerense intenta ordenar sus filas. Nadie de los presentes en La Colonial apuesta por una candidatura presidencial de Fernández. El cristinista y referente del Frente Grande, Secco, al llegar a Merlo exigió -ante los medios que estaban presentes- que el Presidente convoque de una vez a una mesa nacional del FdT, una idea que la Rosada viene resistiendo desde el año pasado. (Clarín)

spot_img

Suscribité al Newsletter

Más Noticias

- Publicidad -spot_img

Más Noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí