- Publicidad -

El conflicto hospitalario en 28 de Noviembre pasó a ser un tema político que no resuelve la cuestión de fondo

El 18 de enero OPI Santa Cruz dio a conocer un conflicto que hasta ese momento se encontraba circunscrito a las autoridades de Salud de la provincia y los vecinos de 28 de Noviembre. Como lo referimos en aquel informe, tras el cambio de autoridades en la provincia  y la salida del ex intendente Españón de 28 de Noviembre, éste, antes de dejar el cargo nombró a una serie de empleados municipales en cargos dentro del Hospital San Lucas, además de los cargos ejecutivos en el Directorio del Hospital, que corresponden, sean colocados por el Ministerio de Salud.

Te puede interesar: Crónica de un acomodo anunciado. Un hospital de la cuenca transformado en una sucursal del municipio con militantes del SER (sin experiencia en la materia), pero ganas de facturar

El centro del problema fue el siguiente: personal que trabaja en la municipalidad, todos militantes del ex intendente Españón, ingresaron a trabajar al hospital sin ningún tipo de calificación para ese trabajo, impuestos por quien hoy diputado provincial por el partido SER 

A partir de allí sobrevino una serie de discusiones, asambleas, reuniones y la toma de posición política por parte de los concejales de esa ciudad, el intendente Aldo Aravena y la diputada (FPV) Lorena Ponce.

Procedieron a la toma de las instalaciones del Hospital San Lucas y el personal procedió a aplicar un quite de colaboración. El MInisterio de Trabajo llamó a una reunión de Conciliación Obligatoria, que tendrá lugar en Vialidad provincial, pero lo raro es que la aplicación de esta medida es muy difusa, por cuanto no está en vigencia un paro gremial, sino que existe una actitud resistente al ingreso del personal municipal que designó Fernando Españón. Paralelamente, surgieron fotos y videos propalados por el gobierno de Vidal, donde dan cuenta de las condiciones deficientes en las que se encuentra el hospital de la cuenca.

El gobierno provincial, entonces salió a criticar fuertemente al intendente Aldo Aravena, a la diputada Ponce y a los concejales, entendiendo que existe una cuestión de orden político partidaria con intenciones de obstruir la toma del cargo de las nuevas autoridades. Los que se encuentran cuestionando al gobierno, admiten que no se oponen a la designación del Director y Director asociado del Hospital, resorte exclusivo de las autoridades del Ministerio de Salud, sino al nombramiento indiscriminado que hizo Españón de su gente del municipio, allí en el nosocomio, sin respetar el CCT de Salud y las Resoluciones para nombrar personas en el área de salud.

El MInistro de Gobierno Pedro Luxen (SER) salió a atacar frontalmente la posición de Ponce, Aravena y los concejales, aludiendo que enviará una auditoría al Hospital San Lucas, para dejar en claro cómo es el estado calamitoso de las instalaciones y el servicio, donde no hay insumos ni atención médica y del otro lado le respondieron que es una medida con la cual intenta hablar de otra cosa que no es lo importante: el ingreso del personal municipal de 28 de Noviembre al hospital, determinado, autorizado y ejecutado por el ex Intendente Fernando Españón (SER), es, definitivamente, al piedra del escándalo del problema y que el gobierno provincial trata de desviar para no reconocer la maniobra militante del hoy diputado que les pertenece. (Agencia OPI Santa Cruz)

spot_img

Suscribité al Newsletter

Más Noticias

- Publicidad -spot_img

Más Noticias

3 COMENTARIOS

  1. Así es gritan para tapar la cagada. NO QUIERE HABLAR DE LOS ÑOQUIS QUE NOMBRÓ ESPAÑON Y SON TODOS DE LA MUNI. Vidal igual o peor que alicia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí