- Publicidad -

Estados Unidos ejecuta a un preso con gas nitrógeno

Alabama llevó a cabo la ejecución del convicto Kenneth Smith mediante un controversial método de asfixia con gas nitrógeno, marcando el primer uso de esta modalidad en la pena capital desde el inicio de las inyecciones letales en Estados Unidos hace cuatro décadas.

Smith, condenado por un crimen por encargo en 1988, ya había sobrevivido a un intento de ejecución en noviembre de 2022, cuando oficiales de Alabama abortaron su ejecución por inyección letal debido a dificultades para insertar una aguja intravenosa en su cuerpo.

El nuevo método de asfixia, presentado como “el más indoloro y humano conocido por el hombre”, ha sido objeto de controversia. Aunque las autoridades predijeron una pérdida de conciencia rápida y una muerte inmediata, testigos afirmaron que el proceso pareció llevar más tiempo del esperado.

Alabama justificó la asfixia como una alternativa más sencilla para los sistemas penitenciarios con dificultades para realizar inyecciones letales. Sin embargo, grupos de derechos humanos, expertos de la ONU en tortura y abogados de Smith argumentaron que el método era arriesgado, experimental y podía resultar en una muerte agónica o lesiones no mortales.

En la ejecución, Smith fue sujeto a una camilla y se le colocó una mascarilla respiratoria conectada a una bombona de nitrógeno puro. Aunque las autoridades declararon su muerte a las 20:25 horas, los testigos afirmaron que Smith pareció permanecer consciente durante varios minutos después de la activación del gas.

El reverendo Jeff Hood, consejero espiritual de Smith, describió la ejecución como problemática y señaló que los oficiales de prisiones estaban visiblemente sorprendidos por la situación.

Antes de la asfixia, Smith emitió una declaración final denunciando la ejecución como un retroceso para la humanidad. Su familia estuvo presente, y realizó un gesto hacia ellos, expresando amor y paz antes de su fallecimiento.

El nuevo método de ejecución en Alabama ha avivado el debate sobre la ética de las penas capitales y la humanidad en la aplicación de castigos. Grupos defensores de los derechos humanos continúan cuestionando la efectividad y humanidad de estos métodos, impulsando la necesidad de revisar las prácticas de pena de muerte en el país. (Agencia OPI Santa Cruz) Con información de NA

spot_img

Suscribité al Newsletter

Más Noticias

- Publicidad -spot_img

Más Noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí