Gabriela Castro, finalmente, fue designada frente al Tribunal de Cuentas. La “mayoría automática” antes k, ahora a cargo de Vidal, hizo su trabajo. Nada cambió, solo los nombres

(Por: Rubén Lasagno) – Ayer sesionó en extraordinarias la Cámara de Diputados de la provincia, que como el lector estará acostumbrado a leer en nuestros informes, noticias y columnas de opinión, nunca, jamás, la precedimos con el calificativo de “Honorable por cuanto es una calificación que perdió hace mucho tiempo y no ha cambiado su actitud corporativa y manipuladora, esté quien esté en el poder y tenga la composición que ostente su conformación política.

Te puede interesar: Confirmado: la señora Gabriela Castro propuesta por Vidal para el TC cumple con un requisito fundamental: es cuñada de su Ministro de Gobierno

Dicho esto, los diputados provinciales, después de un vergonzoso papelón la semana pasada, donde el gobierno expuso su poco apego a las formas institucionales, que siempre hemos criticado de Alicia y sus predecesores y tras sortear ese papelón de principiantes poniendo en funciones a un presidente del Cuerpo que debería estar gobernando y sentado en su banca a una diputada que había renunciado, solo para conseguir las manos necesarias a fin de convalidar sus objetivos legislativos, ayer en la sesión extraordinaria trataron de enmendar “sus errores” y pusieron en debate lo que iba a ser aprobado “in límne” por la nueva mayoría, hoy a cargo del SER, el partido del Gobernador Claudio Vidal.

Lo que nos enteramos todos los habitantes de Santa Cruz, es que la legislatura provincial sigue manteniendo en alto su apodo de “Cueva de las Manos”, que se ganara tan holgadamente cuando sus bancas unificadas por el kirchnerismo con absoluta mayoría aprobaba sin que los diputados ni siquiera leyeran los proyectos, todo lo que mandaba el Poder Ejecutivo para su promulgación.

El concepto de “Escribanía del FPV”, ganado por el recinto donde no se discuten las leyes, hoy no ha cesado, solo ha cambiado de nombre; es la “Escribanía del SER” o en todo caso de la coalición de gobierno, donde un partido provincial que nació como contrapeso político y moral del kirchnerismo establecido por esos años, hoy forma parte del gobierno que promueve y aplica las mismas recetas K, aquellas que criticaban y repudiaban los legisladores de Encuentro Ciudadano como Gabriela Mestelán o el fallecido Javier Pérez Gallart.

Nunca creímos que fueran mejores

En esta provincia hay un problema de fondo más que de forma: el periodismo ha sufrido la ablación del lóbulo temporal que domina las emociones políticas y por lo tanto no opina, no critica y no difunde ningún tipo de cuestionamiento, sea quien sea que esté en el poder.

Solo basta repasar los diarios y los portales para entender que desde la obsecuencia y la comodidad de la billetera, no se puede hacer periodismo; por ende sin un periodismo crítico, los cambios de matices políticos subsisten y persisten sin solución de continuidad; y así es que esté quien esté en el poder, habrá un coro genuflexo de comunicadores que seguirán pegando cartillas de prensa y se rehusarán a hacer periodismo, porque les pesa más lo que puedan ganar o lo que no quienes arriesgarse a perder, que la verdad.

Y ese es nuestro nicho de oportunidad. Porque podemos señalar con total libertad y sin límites que el actual gobierno provincial no es mejor que el anterior, solo debíamos verlo actuar para entender la disociación que posee, entre el discurso de campaña y la práctica política.

Con la vergonzosa sesión del jueves y la convalidación de “los logros legislativos” de ayer lunes, confirmamos expresamente que no son mejores y por el contrario, el kirchnerismo ha hecho docencia con los actuales gobernantes de la provincia y éstos, han resultado ser, sus mejores alumnos.

La hegemonía es poder

El Gobernador Claudio Vidal sabía de antemano que el poder no lo detenta el Ejecutivo, al menos no solamente; el poder se incuba y se practica en la Legislatura. Y allí, éste gobierno, como anteriormente el kirchnerismo, sabía que si no controlaba las manos de la mayoría y permitía que hubiera discusiones democráticas con fuerzas balanceadas en las bancas que pusieran reparos y en debate y discusiones las decisiones tomadas por el Gobernador, no tenían la mínima posibilidad de prosperar “los cambios que intenta llevar a cabo este gobierno”, un cliché para esconder la necesidad que sienten todos de ser hegemónicos para proyectar y aprobar cualquier cosa que decida el gobierno provincial.

Gabriela Castro, finalmente, fue designada frente al Tribunal de Cuentas. La “mayoría automática” k, ahora a cargo de Vidal, hizo su trabajo. Nada cambió, solo los nombres
Gabriela Castro, finalmente, fue designada frente al Tribunal de Cuentas. La “mayoría automática” k, ahora a cargo de Vidal, hizo su trabajo. Nada cambió, solo los nombres

Y ayer los diputados con manos de resortes aprobaron la Modificación de la Ley 500, la Ley Impositiva; el acuerdo para la designación del Dr Horacio Mauricio Jesus Hernández como Juez de Cámara de Apelaciones en Caleta Olivia; el acuerdo para el nombramiento del Dr Marcelo Sebastián Nieva Figueroa como Juez en el Juzgado de Primera Instancia en Pico Truncado; la Emergencia Cliática; la renuncia a la banca de Iris Rasgido (que ya había renunciado pero volvió del CPE para sumar una mano más) y lo más controvertido, el Acuerdo para la designación de Gabriela Analía Castro como Presidente del Tribunal de Cuentas de la provincia.

Y acá nos queremos detener unos segundos. Porque el gobierno provincial impulsó, propuso y aprobó la inclusión de la señora Gabriela Castro como presidente de un organismo de control, que debe controlar al Estado provincial, siendo la cuñada del Jefe de Gabinete Pedro Luxen.

Convalidado este nombramiento por los diputados en la Legislatura a instancias de Ejecutivo provincial, este gobierno quedó absolutamente emparejado actitudinalmente con el de su predecesora, Alicia Kirchner, quien nombró a su familia en la Justicia y anulaba el debate y la discusión legislativa, mediante la mayoría partidaria que imponía sus órdenes por sobre cualquier debate disidente posible.

La política, el arte de lo imposible

Pero para llegar a esto, Claudio Vidal tuvo que forzar algunas cuestiones de órden dentro del recinto legislativo, donde, cuando comenzó su gestión, su partido estaba en minoría.

Si bien ya lo referimos en un informe anterior, lo vamos a describir aquí para demostrar que entre “los distintos” hay un hilo conductor que los hermana: el poder. Cuando no lo tienen pugnan por poseerlo y prometen el oro y el moro en las campañas, inclusive, como pasó con Claudio Vidal, cuando decía que su gestión iba a ser distinta. Cuando llegó, hizo exactamente lo mismo pero de forma más burda y expuesta.

Para lograr la mayoría en la Legislatura, Vidal eligió a dos diputados por el pueblo que claramente eran del Frente para la Victoria, dependían de dos intendentes que habían perdido las elecciones y fueron tentados por el gobierno provincial a intercambiar favores por las manos necesarias para asegurar la mayoría del Ejecutivo en la Cámara de Diputados

Ellos son Fernando Pérez (FPV) Los Antiguos y Cristian Ojeda de Perito Moreno. Ambos delfines de los ex intendentes Javier Bellomo (Los Antiguos) y Mauro Casarini (Perito Moreno).

Quienes ganaron las elecciones en ambas localidades fueron: Zulema Neira en Los Antiguos y Matías Treppo en Perito Moreno; ambos jefes comunales integrantes del partido de Claudio Vidal. Y fueron estos intendentes lo que denunciaron publicamente la corrupción administrativa de Bellomo y Casarini, lo cual reflejamos en al menos dos informes con declaraciones de quienes habían realizado una auditoría interna y encontrado los más variados delitos cometidos por los ex intendentes kirchneristas.

LLamativamente, al mismo tiempo que los diputados por el pueblo Fernando Pérez y Cristian Ojeda, unieron sus manos en la legislatura a los diputados del SER para votar, como ayer, todo lo que el Ejecutivo envíe a la Legislatura, se aplacaron las denuncias, los intendentes que asumieron, tan preocupados por marcar una línea tras la corrupción descubierta de Bellomo y Casarini, silenciaron su voz y todo prosigue en los Antiguos y Perito Moreno, como si nada hubiera pasado.

En ambos pueblo se comenta, sin que existan pruebas certificadas que así lo corroboren, que el gobierno provincial les aseguró “paz y tranquilidad” a los ex intendentes comprometidos en serios delitos contra la Administración Pública, a cambio de un par de manos que cuestan poco levantarlas y llevar sosiego al Gobernador Vidal, que como a Alicia Kirchner, no le gusta que le pongan palos en la rueda. (Agencia OPI Santa Cruz)

spot_img

Suscribité al Newsletter

Más Noticias

- Publicidad -spot_img

Más Noticias

5 COMENTARIOS

  1. ¿Será una señal de que seguirá el saqueo de los políticos a la provincia de Santa Cruz en detrimento de sus habitantes?
    Esperemos que no y que la Sra. Castro haga su trabajo respetando la normativa vigente.

    • Si la está mostrando, recortó la medicación que cubre la Caja de Servicios Sociales a sus afiliados, pero los aviones sanitarios siguen volando, gastando miles de dólares.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí