Duro informe sobre la gestión de Alberto Fernández y el comité de expertos frente a la pandemia

Publicado el

spot_img
- Publicidad -
La ministra de Salud, Carla Vizzotti - Foto: Telam

Según publica La Nación Un documento realizado por la Fundación Alem consideró que las medidas adoptadas “ampliaron los padecimientos sanitarios y exacerbaron los costos económicos y sociales”.

Por: Lucila Marin

La Fundación Alem, el think tank de la Unión Cívica Radical, difundió hoy un trabajo que documenta la gestión “irresponsable” de la pandemia por parte del Gobierno. Titulado “Memoria de un desgobierno”, el informe recorre los distintos momentos desde la llegada del coronavirus a la Argentina y no solo apunta contra la administración de Alberto Fernández, sino también contra el comité de expertos que lo acompañó a la hora de tomar decisiones.

“El abordaje sanitario del gobierno nacional fue una suma de errores, equivocaciones, contradicciones e incoherencias que derivaron en diferentes escenarios atravesados por la imprevisión y la improvisación”, concluye el documento presentado en la sede de la UCR por Lilia Puig de Stubrin, presidenta de la Fundación Alem; Jesús Rodríguez, vicepresidente; Maximiliano Castillo, coordinador de la comisión de Economía; Adolfo Rubinstein, de la comisión de Salud; y Mónica Marquina, directora de la Escuela de Formación y coordinadora de la comisión de Educación.

- Publicidad -

“Las decisiones oficiales causaron que la Argentina tuviera una de las peores combinaciones mundiales”, considera el informe y agrega: “Las políticas implementadas por el gobierno nacional, en muchos casos, ampliaron los padecimientos sanitarios y exacerbaron los costos económicos, sociales e institucionales”.

Tras criticar la “falsa opción de salud versus economía”, el informe apunta contra el consejo que asesoró al Presidente por la pandemia de coronavirus. Considera que muchas de las “antonimias fueron fogoneadas por un consejo asesor casi exclusivamente formado por infectólogos y algunos científicos “militantes”, con una visión muy limitada de la complejidad de la pandemia”.

“Algunos de ellos solo parecían justificar decisiones políticas tomadas ex post sin arraigo en la evidencia, cuando en realidad debían asesorar ex ante al Gobierno”, consideran. “Ese fue el gran error”, dijo Rubinstein durante la presentación. “Parecía que el consejo de expertos le hacía decir [a Fernández] cuan bien estábamos. Había un desprecio de la evidencia, como cuando en marzo tomaron la decisión de volver a cerrar las escuelas”, consideró.

El informa agrega que “tampoco escucharon” la recomendación para conformar un “consejo asesor independiente” que incluyera profesionales de otras disciplinas, como economistas, cientistas sociales, psicólogos y comunicadores “con una mirada más amplia para abordar la pandemia en toda su complejidad multidimensional”.

Enamorados de la cuarentena

El único punto de acierto en la gestión del Gobierno que señala el documento es la cuarentena inicial. Considera que “las medidas de supresión y cierre” fueron “correctas y oportunas y, también, con mayor anticipación que en la mayoría de los países europeos o en Estados Unidos”. Sin embargo, tal como dijeron muchos dirigentes de la oposición el año pasado, el documento apunta que “el Gobierno se enamoró de la cuarentena”.

“Comenzó a difundir un discurso triunfalista donde parecía que habíamos derrotado al virus y controlado la enfermedad”, apunta y agrega: “El Presidente encabezó la gestión de la pandemia, pero esta sensación de empoderamiento encerró al Gobierno en una burbuja emocional”. “Así, lo que fue una decisión acertada y oportuna cuando se tomó, dejó de serlo cuando se empezó a utilizar a la cuarentena como el único instrumento para controlar la epidemia”, resumen.

Además, los expertos critican que nunca se pensó en una “solución comunitaria”. Según su mirada, la “clave” era detectar precozmente los contagios en la comunidad pero “no había tests porque no se habían comprado a tiempo; y no se habían comprado a tiempo porque se subestimó inicialmente la pandemia”. En este punto, recordaron que el exministro de Salud Ginés González García consideró que no había “ninguna posibilidad de que el coronavirus llegue a la Argentina”. Agregaron que en mayo de 2020 la Fundación propuso una salida “ordenada” de la cuarentena mediante un “sistema valvular intermitente”, el cual variaba según la monitorización de indicadores.

“Como en la llamada ‘falacia del espantapájaros’, aquel que proponía una idea alternativa era caricaturizado, tergiversando el sentido de sus argumentos, para luego ser atacado implacablemente. Ese fue el comienzo de la falsa opción salud versus economía, planteada también como ‘cuarentena o muerte’, donde aquellos que tenían otra visión de cómo gestionar la pandemia eran considerados casi como emisarios de la muerte”, considera el documento, que suma además fuentes y datos nacionales y extranjeros. “Con 232 días corridos de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), Argentina registró un nivel de confinamiento 40% superior al promedio mundial, según el índice de Cconfinamiento construido por la Universidad de Oxford”, apunta.

Vacunas

Según el informe, la campaña de vacunación del Gobierno “no solo estuvo impregnada de improvisación e imprevisión en la contratación, compra, logística, criterios de distribución a las jurisdicciones y aplicación, sino que los anuncios exitistas, la opacidad, las mentiras recurrentes, la partidización en muchos distritos gobernados por el oficialismo, las contradicciones y ambigüedades, los escándalos éticos y la falta de empatía, hicieron de esta campaña un ejemplo mayúsculo de ineficiencia e ineptitud”.

“Todavía no explicaron porque incluyeron la palabra negligencia en el contrato con Pfizer ni tampoco porque adquirieron menores vacunas de las posibles del fondo COVAX”, señaló Jesús Rodríguez quien además criticó la distribución de vacunas en el país, porque fue hecha en base a la población general y no a la población objetivo, es decir, los grupos de riesgos. “Esa información todavía hoy no está disponible”, apuntó. “Ese fue un error importante”, lo avaló Rubinstein.

Pase sanitario

A pesar de las fuertes críticas que incluye el documento, Rubinstein coincidió con la última medida que anunció el Gobierno: el pase sanitario. “Me parece correcto. Es un fuerte desincentivo para aquellos que no se vacunaron”, dijo el exsecretario de Salud del gobierno de Mauricio Macri, y agregó: “Hay que entender que la vacunación es un hecho colectivo, no individual”. Sin embargo, advirtió que, ante los antecedentes del Gobierno, debe esperar para evaluar cómo van a aplicarlo y cuestionó cómo van a controlarlo.

En ese sentido, los expertos coincidieron en que la medida apunta especialmente a los jóvenes, el sector menos vacunado. Sin embargo, en este punto Puig consideró: “Todo es una declaración de impotencia. No han tenido una comunicación seria. La sociedad debería participar no solo ser objeto de la política”. (La Nación)

Más Noticias

- Publicidad -

Queremos que seas parte de nuestra membresía colaborativa

Necesitamos tu suscripción para seguir construyendo información sin dependencia. Pero además podes disfrutar de manera exclusiva del Club de Beneficios de OPI Santa Cruz.

Más noticias