- Publicidad -

Soledad Acuña y el cierre de escuelas : “No pude hablar con Trotta porque no me contestó el teléfono”

La ministra de Educación porteña, Soledad Acuña

Según publica Clarín La ministra de Educación de la Ciudad explicó que buscará el diálogo con su par en Nación.

La Ciudad de Buenos Aires manifestó su rechazo a la decisión del Gobierno Nacional de suspender las clases presenciales en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) desde el lunes 19 de abril.

En ese contexto, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, reveló que desde que el presidente comunicó las nuevas restricciones no pudo hablar con su par de Nación, Nicolás Trotta, porque no le atendió el teléfono.

“No pude hablar con Trotta porque no me contestó el teléfono, voy a insistir durante el día de hoy para dialogar como lo hicimos todo el año”, dijo en una entrevista radial.

Además reveló que “cuatro horas antes de los anuncios” estuvieron reunidos y sumó: “Lo último que habíamos acordado era un documento en el que nos poníamos de acuerdo sobre cuáles eran los pasos a seguir en caso que en algún momento hubiese restricciones”.

Acuña aseguró que en esa reunión el ministro Trotta “presentó un documento para ver cómo accionar en caso que hubiese que ir a un esquema de restricciones, cómo hacerlo de forma organizada priorizando la presencialidad”.

“Es inentendible la decisión posterior del presidente”, apuntó Acuña en diálogo con radio Metro.

Consultada sobre la reunión entre Horacio Rodríguez Larreta y Alberto Fernández, que será este viernes en la Quinta de Olivos a las 10 de la mañana, dijo que la expectativa está puesta “en el diálogo” y que “cuando se puede hablar con evidencia es más fácil llegar a un acuerdo”.

“Si hubiésemos tenido diálogo antes seguramente se hubieran tomado decisiones distintas”, lanzó la ministra y expresó que la intención de la Ciudad es “poder presentarle al presidente las propuestas”.

Duro rechazo de la Ciudad

Horas después del anuncio presidencial sobre las nuevas restricciones frente a la segunda ola de coronavirus, Rodríguez Larreta había cargado contra la decisión del presidente de suspender durante dos semanas las clases presenciales en el AMBA.

“Vamos a hacer todo lo que tengamos a nuestro alcance para que los chicos el lunes vayan a la escuela. Le pido al Presidente si nos podemos reunir hoy mismo, esta tarde”, sorprendió el Ejecutivo porteño durante su alocución frente a la prensa en la que también anunció que recurrirá a la Corte Suprema para defender la autonomía de la Ciudad.

Inicialmente en la Casa Rosada, adonde el jefe de Estado regresó después de 12 días de aislamiento tras haberse infectado con el covid-19, no perdieron tiempo para contestarle. “La secretaria de Alberto no toma audiencias por televisión”, ironizaron cerca del mandatario ante la consulta de Clarín.

“No nos dejamos llevar por anécdotas o comentarios”, provocó el jefe de Gobierno a propósito de las declaraciones matutinas del Presidente sobre el intercambio de barbijos entre los chicos que asistían a clases.

Acuña, por su parte, planteó la necesidad de “recuperar el consenso que se había logrado entre oficialismo, oposición, la sociedad, las familias, los docentes”.

En clara oposición a la decisión tomada por el oficialismo, insistió: “Las escuelas tienen que ser lo último que se cierre, no puede ser la primera medida de restricción y no puede ser de esta forma tan intempestiva”. E insistió: “Este no es momento de frenar la presencialidad, se tiene que hacer de una manera distinta”.

“No se puede, de un día para otro sin información, tomar este tipo de medidas”, criticó Acuña y expuso que “hay una bajísima contagiosidad en las escuelas y no es verdad que el problema está en el transporte público”.

En este sentido, explicó que en la Ciudad registraron una baja del 70% en el uso del transporte, medido por el boleto infantil. Y que incluso “antes de la pandemia, el uso del transporte público para escuelas solo el 30% de las familias de primaria lo utilizaba y el 40% en secundaria”.

Respecto del cumplimiento del protocolo en las escuelas, según Acuña se “venía implementando” y fue algo que se fue “trabajando y discutiendo durante meses con las familias y los docentes”.

“Trabajar con chicos no es una actividad de riesgo, está comprobado”, enfatizó y no coincidió con los dichos del presidente respecto de los ingresos y las salidas de los chicos a los establecimientos y el no cumplimiento de la distancia social.

“El Presidente que la culpa es de las mamás que se agolpan en la puerta de las escuelas. Primero que las familias no son solo las mamás, los papás también van. Esas salidas y entradas se organizan en las escuelas, puede haber visto una foto en la que ocurrió pero los docentes son los que se ocupan que en la puerta sea un proceso organizado. Se hace al aire libre y con tapabocas, las probabilidades de contagios también bajan”, explicó la ministra.

Y concluyó: “Estamos equivocando el foco de los problemas y estamos culpando a los chicos que no tienen la responsabilidad de los niveles de contagio que hay hoy en Argentina”. (Clarín)

spot_img

Suscribité al Newsletter

Más Noticias

- Publicidad -spot_img

Más Noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí