Baja de subsidios en el gas: los hogares de ingresos altos pagarían hasta cuatro veces más que en 2021

Publicado el

spot_img
- Publicidad -
Gas, tarifas, aumentos

La Secretaría de Energía busca disminuir las subvenciones al costo del gas para los hogares. Presentó 4 propuestas para subir ese precio en las boletas de sectores medios y altos.

Por: Martín Bidegaray

El Gobierno busca disminuir los subsidios energéticos para el año próximo. Se propone aminorar las erogaciones públicas tanto para las boletas de luz como de gas. La secretaría de Energía presentó cuatro propuestas en esa dirección:un aumento en el costo del gas que pagan los hogares, cuyo impacto en las boletas va del 21% al 54%, según la decisión que se tome.

Este incremento se sumará al ya aplicado con la quita de subsidios realizados con la segmentación, que rige en gas desde septiembre. Desde ese momento, la boleta de gas que en junio se pagaba $ 1.605, ya subió $ 1.000 y ahora valdría $ 2.600. Esto no se nota porque durante los meses de verano el consumo baja. Pero si el consumo fuera igual, los sectores denominados N1 -altos ingresos- estarían pagando esa suma.

- Publicidad -

Si se le agrega una nueva quita de subsidios del 100% -una de las variantes presentadas por la secretaría de Energía en una audiencia pública celebrada el martes-, la boleta llegará casi a $ 7.200 en el invierno. En ese caso, se habrá cuadruplicado en un año.

De todas formas, la secretaría de Energía baraja distintos escenarios: el más extremo es que los hogares de altos ingresos (los caratulados como N1) e ingresos medios (denominados N3) paguen un incremento de entre el 48% y 54% en 2023 solo por reconocer mayor parte del costo del gas en las boletas. Eso planteó esa dependencia durante la  audiencia pública. Pero también está la opción de preservar los subsidios por completo.

Este incremento planteado por el Gobierno es solo para el renglón del “punto de ingreso al sistema de transporte” (PIST), que es el costo del gas en sí mismo. Es la parte de mayor incidencia en las boletas. Pero todavía falta una recomposición de los ingresos de las distribuidoras (como Metrogas y Naturgy en Buenos Aires). Esas firmas son las que llevan el gas a los hogares, comercios y algunas industrias. Todavía no se sabe cuándo habrá audiencia pública para esas compañías.

El Gobierno ejemplifica las correcciones en el costo del gas en sí mismo con las subas hipotéticas en las boletas. Un cliente R3-1 (consumos medios) pagaría casi $ 5.000 mensuales por un consumo de 95 metros cúbicos en Buenos Aires y el conurbano preservando las subvenciones actuales. Si le quitaran todo subsidio, esa boleta subiría a $ 7.200.

En el caso de los clientes de ingresos elevados (más de $ 490.000 mensuales), esa alza en los costos alcanzaría a todos los que forman parte de ese grupo. Para los clientes de ingreso medio (ganan más de $ 140.000, pero menos de $ 490.000 como grupo familiar) , la suba del 43% al 50% en el costo sería cuando superen un bloque de consumo “básico”.

En Buenos Aires, el cliente R3-1 (el mismo citado en el caso anterior), pero de ingresos medios ´-llamado N3 para los fines de la segmentación- su factura en un mes frío (en que consume 95 metros cúbicos) escalaría de $ 2.700 a $ 3.900, según manifestó el Poder Ejecutivo.

El Estado también presentó una propuesta más onerosa para los fondos públicos. Implica mantener los subsidios tal como están hasta ahora. La secretaría de Energía no aumentaría el costo del gas que pagan los hogares. El Tesoro seguiría subsidiando el 67% del precio de ese insumo en las boletas. Eso costaría más de $ 440.000 millones, según las proyecciones oficiales.

En el medio, hay otros dos escenarios más, de quitas parciales. En uno de ellos, el aumento en el costo del gas es del 33%. La suba en las boletas es del 6% al 16% en los montos finales.

En el otro, el precio que se paga por el gas se eleva un 66%. Allí, la suba en las facturas es del 28% al 36%.

En caso que le recorten un tercio de la subvención al gas, un hogar N1 -ingresos altos- abonará $ 5.700. Y en caso que le disminuyan dos tercios de esa subvención, la boleta sería de $ 6.500.

Los sectores bajos serán los menos afectados por la decisión que tome Energía en relación a los cuatro escenarios presentados. En el invierno, pagará $ 2.600 con un consumo de 95 metros cúbicos. Con un quita total de subsidios, subiría a $ 3.000, es decir $ 400 más.

Cerca de 2,8 millones de hogares con acceso a la red de gas -la mitad- es caratulado como N2, de ingresos bajos. El resto (casi otros 2,8 millones) se dividen entre segmentos N1 y N3. La imposibilidad de acceder al “dólar ahorro” -una de las condiciones para preservar los subsidios- movió a hogares de “Ingresos medios” a pasarse a la categoría “alta” para poder preservar el acceso al billete estadounidense. (Clarín)

Más Noticias

- Publicidad -

Queremos que seas parte de nuestra membresía colaborativa

Necesitamos tu suscripción para seguir construyendo información sin dependencia. Pero además podes disfrutar de manera exclusiva del Club de Beneficios de OPI Santa Cruz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más noticias