Crecen la bronca y la desconfianza de los gobernadores con el Presidente por su resistencia a anular las PASO

Publicado el

spot_img
- Publicidad -
Gobernadores del PJ reunidos en Casa Rosada - Foto: NA

Según publica Clarín Piden sacar las primarias, pero Fernández insiste con hacerlas. Cuestionamientos a Cristina Kirchner porque no conduce.

Por: Carlos Galván

Ocurrió hace dos semanas, pero en la vorágine pasó bastante desapercibido. Ceremonial de Presidencia invitó a todos los gobernadores del Frente de Todos a la jura de las tres nuevas ministras de Alberto Fernández.

Solo asistieron los peronistas Gildo Insfrán y Alberto Rodríguez Saá. El puntano fue por motivos propios: una de las nuevas funcionarias -la ministra de Mujeres y Género Ayelén Mazzina- le responde políticamente.

- Publicidad -

El resto se ausentó. Fue una decisión adrede para exhibir lo descontentos que están. Aunque quizá sería más apropiado hablar directamente de bronca acumulada.

-No tienen sentido las reuniones de los gobernadores con él. Para lo único que sirven es para comer asado, describe un mandatario del FdT.

El enojo obedece a la negativa de Alberto Fernández a avanzar con la eliminación de las PASO, una estrategia política que tiene consenso entre los gobernadores del Frente de Todos y ahora también de La Cámpora.

“Los que queremos que se eliminen somos la mayoría, pero los que deciden son unos pelotudos”, apunta un gobernador del PJ.

Y completa: “Estamos pidiendo sacar las PASO y Alberto los manda a (Agustín) Rossi y a (Aníbal) Fernández a defenderlas, a esmerilarnos, dos salames que no ganaron en su vida una elección. Van a lograr que el Gobierno quede tercero en la elección del año que viene”.

La semana pasada, el ministro del Interior Eduardo “Wado” De Pedro desafió a Fernández y dijo que la mayoría del Frente de Todos no quiere PASO y que se trataba de convencer al Presidente de su derogación.

Entre los mandatarios provinciales peronistas el hartazgo con Fernández es bastante generalizado.

En una reciente reunión de gobernadores, uno directamente planteó que sospechaba que el Presidente debía tener algún acuerdo político con la oposición, según reconstruyó Clarín.

De acuerdo con las fuentes consultadas, para ese mandatario “no hay otra explicación” para la insistencia de Fernández en mantener las PASO.

Sensación que crece

Por eso, entre los gobernadores -no así en el kirchnerismo- crece la sensación de que será imposible voltear las PASO de 2023, algo que entienden los favorece políticamente porque -en un análisis lineal- perjudicaría a Juntos por el Cambio.

“Si el Presidente no quiere será difícil sacar las PASO”, concuerdan en otra gobernación peronista. Y donde también consideran no tiene sentido reunirse con Alberto Fernández.

Es posible, sin embargo, que el propio Presidente tampoco los quiera recibir porque sabe que irán a reclamarle por las PASO.

Se dice que el gobernador de Catamarca, Raúl Jalil, tramitó con el secretario general de la Presidencia, el albertista Julio Vitobello, una reunión con el Presidente. Pero que aún no obtuvo respuesta.

“Quiere saber qué hacer. Jalil puede adelantar a marzo la elección en su provincia o ir en la general de octubre. Pero para eso necesita saber cuál es la estrategia del Gobierno, y no lo atienden”, describen entre gobernadores.

Entre los gobernadores parece crecer la resignación a que no habrá eliminación de las PASO debido a la resistencia de Fernández y a los ajustados tiempos legislativos, que les juegan en contra.

Queda solo noviembre para sancionar la eliminación de las PASO en el Congreso durante el período de sesiones ordinarias (después solo se lo podría tratar en extraordinarias, y eso es facultad exclusiva del Presidente).

Entre mandatarios indican otro factor de malestar con Fernández: la designación de la puntana Ayelén Mazzina como ministra.

“Estábamos todos los gobernadores a favor de la ampliación de la Corte Suprema. La única senadora que votó en contra fue la que responde a Alberto Rodríguez Saá, y el Presidente lo premia con un Ministerio. Es incomprensible lo que hace Alberto”, se quejan en una gobernación peronista.

Cuestionamiento a Cristina

Entre algunos gobernadores también se palpa enojo con Cristina Kirchner. Sostienen que la vice debería haberse puesto “a conducir” en la discusión por las primarias y que, en cambio, se llamó a silencio.​

En la bancada del FdT del Senado reconocen que Cristina sigue sin dar señales internas de qué quiere hacer con las PASO.

“No dijo ni pio”, confía un cristinista que tiene llegada a la vicepresidenta.​

Pero retruca: “No se le puede pedir que conduzca cuando ella está tratando de encontrar a los autores intelectuales del atentado contra su vida. Lo único que falta es que también les resuelva los problemas a los gobernadores”.

Contra lo que suponen los gobernadores, en la bancada K del Senado aun creen que la ley de suspensión de las PASO podría salir. “En el bloque de Diputados dicen estar muy envalentonados”, sostienen.

Y agregan: “Muchos gobernadores dieron sus votos para el Presupuesto a cambio de que se saquen las PASO. No descarto en lo más mínimo que la ley se apruebe en menos de un mes”, subraya un influyente senador cristinista, quien califica a Aníbal Fernández y a Agustín Rossi de las mellizas “Nu y Eve”.​ (Clarín)

Más Noticias

- Publicidad -

Queremos que seas parte de nuestra membresía colaborativa

Necesitamos tu suscripción para seguir construyendo información sin dependencia. Pero además podes disfrutar de manera exclusiva del Club de Beneficios de OPI Santa Cruz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más noticias