Cuando un sindicalista salta a la política desde un gremio, algo huele mal

Publicado el

spot_img
- Publicidad -

(Por: Giuliano Ventura para OPI Chubut) – La Constitución nacional y provincial habilita a cualquier persona con mínima condiciones de ciudadanía argentina a ser candidato a un cargo lectivo. Dicho esto, es obvio que todo ciudadano está habilitado para presentarse en una elección ya sea como concejal, diputado, gobernador, senador o presidente, por dentro de una estructura política legal.

Ningún gremialista está impedido de hacerlo, por las razones antes explicitadas; constitucionalmente está en su derecho. La cuestión es, básicamente, ética.

El petrolero Jorge Ávila amenazó “pasar por arriba a los piquetes” para ir a trabajar a los yacimientos

Si bien la ética ha pasado a ser en la Argentina, un bicho raro y deforme, de muy escasa presencia en el tejido social pero ausente total en las redes del poder político, sindical y empresarial, es un factor de presión para algunos hombres y mujeres que buscan por la vía de la política, llegar a como dé lugar, a ocupar una beca institucional en cualquier lista que los catapulte, porque saben que, excepto raras excepciones, permanecerán allí movidos por la inercia de un sistema abúlico, perezoso, inerte y sin anticuerpos de selección y en ese camino y con esas condiciones, si son pacientes y aceptan humillaciones, traiciones y desvaríos, llegarán indefectiblemente a cualquier lugar que se propongan.

Hay muchos casos que podemos citar, pero quiero  hacer hincapié en los candidatos que surgen (y no precisamente por coincidencia) desde el sector petrolero. 

- Publicidad -

Uno de los principales personajes formados en el sindicato de Petroleros Privados ha sido y es Guillermo Ferreyra que desde 1995 en adelante se subió al carro de la política y siendo secretario general de petroleros pasó por el Congreso, por la CGT, es presidente de la Mutual sindical y está montado en cualquier elección donde participe el MPN (Movimiento Popular Neuquino).

Claudio Vidal, en Santa Cruz, actual Secretario de Petroleros Privados de la provincia vecina, se subió al carro de triunfo del Frente para la Victoria, estuvo tres años votando a mano alzada todo lo que mandó Alicia Kirchner con su partido SER, el 2019 entró como diputado nacional y hoy juega sus cartas para intentar la gobernación de la mano de Máximo Kirchner, pero liderando un espacio sui-géneris, con más olor a oficialismo que a oposición.

Acá en Chubut, no es ninguna novedad que Jorge “loma” Ávila, histórico representante del sindicato de Petroleros, está fuertemente empujado a la política y a través de su posición dominante y exclusiva al frente del sindicato más poderoso de Chubut, busca jugar fuerte, obviamente, dentro del Peronismo, que en nuestra provincia no está dividido, está atomizado.

En una nota periodística de hoy Ávila se queja por la falta de fortalezas que tiene el peronismo chubutense, la grandes internas que dividen al oficialismo entre Luque, Sastre y Arcioni, erosionan el armado, más un listado de “compañeros” que no logran unir fuerzas para construir una lista sólida con varios candidatos ante lo que irremediablemente podría ser una elección en las que pierdan las urnas en el 2023.

El problema, volviendo al planteo inicial, no es que Ávila crea, pretenda y haga sus esfuerzos para ser candidato; síno que lo haga, como en el caso de Ferreyra y Vidal, desde la propia estructura del sindicato, usando los fondos que no son propios, entrelazando la políticas con (a veces) sórdidas vinculaciones con empresas y gobiernos y asumiendo los cargos políticos, sin dejar ni renunciar al cargo sindical y/o en algunos casos derivando el mismo hacia una “mano derecha” que son una prolongación de sus propias manos, para cuidar “la caja” que ninguno de ellos quiere abandonar.

Y en esto, si bien ellos son responsables, no son culpables. Es el universo de afiliados petroleros, los que votan y eligen a sus autoridades, quienes deberían velar por sus propios intereses, excepto, claro, que crean el discurso de que una vez en el poder, será el sindicato petrolero quien saldrá beneficiado.

En general, el sindicato es la plataforma financiera que le permite a un gremio tan poderoso con altísimo poder adquisitivo, armar un candidato de la nada. Pero no existe sustento fáctico en muchos de estos personajes, para delinear un futuro diputado, senador, gobernador o hasta presidente con alguna esperanza de encontrar algo mejor a lo establecido, porque su impulso nace desde la billetera y no, precisamente, desde el concepto de la políticacomo forma de reformular la realidad de los argentinos.

Esta tendencia se hace muy notoria en momentos en que las campañas de los candidatos son cada vez más austeras, por razones obvias y están condicionadas por los controles a los aportes de campaña. 

No es el dinero, lo que le falta a los candidatos petroleros; quizás puedan ser otras las limitaciones, como la falta de ética y moral, pero su camino regado de buen dinero que no se explica (ni explican) de dónde lo obtienen, les asegura una meta; y Ávila, en Chubut, está muy preocupado porque la atomización del PJ en la provincia, atenta contra sus propias aspiraciones políticas  y amenaza su futuro. (Agencia OPI Chubut)

Más Noticias

- Publicidad -

Queremos que seas parte de nuestra membresía colaborativa

Necesitamos tu suscripción para seguir construyendo información sin dependencia. Pero además podes disfrutar de manera exclusiva del Club de Beneficios de OPI Santa Cruz.

1 COMENTARIO

  1. Los únicos responsables de esta maniobra delictiva repetida por décadas son LOS TRABAJADORES PETROLEROS, el petroKa se cree vivo, pero fue degradado y domesticado para que le roben valores, decencia, responsabilidad y ética. Los gordos sindicalistas montaron un sistema anestésico que a plena luz del día les saquean recursos económicos que debieran ir a la obra social, al patrimonio de la institución, ctra. Por eso firman cualquier cosa en los balances, permiten que instalaciones de sindicatos sean alquiladas a privados y que después esa plata vaya directo a los capos maFFia de los sindicatos: Lo saben, lo ven todos los días los negociados, solo basta con ir a los yacimiento y ver la empresas korruptas que generan para los gordos maFFias y sus socios empresarios y políticos TODOS KORRUPTOS.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más noticias